RED SOLIDARIA -

QUIENES SOMOS

En 1995 Juan Carr fundó Red Solidaria junto a cinco amigos. La idea era simple, pero imprescindible: crear una comunión entre quienes tuviesen una necesidad determinada y todos aquellos dispuestos a ofrecerles ayuda.

A lo largo de estos años la Red Solidaria fue creciendo cada vez que una nueva voluntad de participación se sumaba a esa idea. Y cientos de voluntarios y amigos fueron acercándose, conociéndose, aprendiendo de cada experiencia relativa a la realidad que enfrentaban.

Si en algún lugar de la Argentina había un chico perdido, si alguien necesitaba un trasplante; si existían infinidad de necesidades en comunidades de pueblos originarios; si había que enfrentar conflictos ecológicos o resolver la situación de aquellos que se encontraban viviendo en la calle; si una comunidad requería escuelas, o alimentos, o esperanza, ahora también existía un grupo enorme de  gente dispuesta a hacer lo imposible para escuchar, acompañar e intentar resolver junto a ellos cada obstáculo y cada conflicto.

La reacción de la sociedad fue inmediata, masiva y conmovedora. Frente a cada uno de estos conflictos aparecían nuevas ideas, nuevas herramientas, nuevas soluciones. Esa era la prueba de que era finalmente posible: bastaba ese primer paso, bastaba ese deseo, esa emoción, esa voluntad que desencadenaría la acción.

Son ellos los que cuentan: los que esperan una oportunidad, los que necesitan de nuestro aliento y nuestro compromiso.

Y este es el momento para que ese compromiso se consolide en una transformación social concreta.

La Red Solidaria es una suma de voluntades en comunión con una infinidad de necesidades.

Y esas necesidades existen en algún lugar del Chaco, de Ushuaia, de Jujuy, pero también existen en la puerta de tu casa, en los comedores comunitarios, en las escuelas públicas, en los hogares de ancianos, en los umbrales o las veredas donde duerme una persona.

Ese desafío y esa transformación son posibles, están a nuestro alcance. Nos esperan.

Y solo dependen de todos nosotros.

Pero es muy probable que si estás leyendo esta página, esa voluntad ya se haya transformado en compromiso.

Y eso lo queremos celebrar.

Porque si realmente querés ser parte de Red Solidaria… es que ya lo sos.